La bombilla de Livermore

feniss-obsolescencia-programaEn la ciudad de Livermore, ubicada en California, una bombilla incandescente de 60 wattios lleva 115 años encendida casi sin interrupciones. Su historia empieza en 1901, cuando una estación de bomberos de una ciudad de California decidió alumbrar de día y de noche una de sus estancias. Para llevarlo a cabo utilizaron una bombilla incandescente inventada por Adolphe A. Chaillet y su producción había estado a cargo de la Shelby Electric Company.

Sólo ha habido un momento, sin embargo, en que la bombilla hizo un parón en su servicio. Cuando en 1976 se trasladó de la estación de bomberos donde se encontraba hasta ese momento a una nueva estación, la número 6, donde se encuentra actualmente. Fueron 22 minutos sin lucir, pero para ello se montó todo un despliegue operativo para hacer el traslado y que la bombilla no sufriera ningún tipo de desperfecto. Se cortó el cable en lugar de desenroscar el casquillo para desinstalarla por miedo a que se rompiera el cristal. Además de ser escoltada por un camión de bomberos y por la policía hasta su nuevo destino.

Para su elaboración el vidrio fue soplado a mano, contaba con filamento de carbono que operaba en el vacío y proporcionaba una potencia de 60 watios.

feniss-bombilla-livermoreLa bombilla centenaria luce con apenas 4 vatios de potencia. Se calcula que lleva más de 1.000.000 de horas dando luz, teniendo en cuenta que la vida de una bombilla incandescente es de entre 750 y 2.000 horas, no se trata de un hecho asombroso, sino de que las cosas si queremos se pueden hacer bien. Está declarada como la bombilla más antigua conocida que aún funciona por el Libro Guiness de los Récords.

A día de hoy la bombilla de Livermore se considera poco eficiente, debido a que consume demasiada electricidad en relación a la cantidad de luz que emite, ya que en este tipo de bombillas gran parte de la energía consumida se disipa en forma de calor. Pero en Feniss no estamos valorando este aspecto sino a día de hoy y con los recursos que contamos somos totalmente capaces de llevar a cabo el desarrollo de bombillas que alumnbren sin consumir apenas electricidad, siendo fabricadas sin obsolescencia programada. Un ejemplo de estas bombillas son las fabricadas por la empresa Light&Life, la cual además, está reconocida por la Fundación con el Sello ISSOP.

Si queréis ver la bombilla en funcionamiento os animamos a que visitéis el siguiente enlace dónde la bombilla permanece gravada durante las 24 horas del día en directo: http://www.centennialbulb.org/cam.htm

3 thoughts on “La bombilla de Livermore

  1. Es asombroso lo de ésta bombilla.Con el frigorífico de casa nos ocurrió que al oxidarse el tubo del gas,éste se perdió.Vino un técnico iraní y nos dijo que fue a causa de la obsolescencia,pues programaban estos electrodomésticos para que durasen no más de cinco años.Le cambió el tubo de hierro por uno de cobre(después de haberle repuesto el gas,naturalmente ) y dicho frigorífico nos duró más de 10 años.
    Como ya os dije en una ocasión,con un coste mínimo,se puede usar la energía de las baterías que ya no sirven para arrancar el coche(camión,moto,etc),recargándola y usándola para iluminación(con lámparas LED) y otros aparatos de bajo consumo(timbre de alarma,radio…).Quien afirme que está a obscuras es porque no ha utilizado estos recursos (o que el del taller mecánico no tiene la sororidad suficiente para resolver estos pequeños problemas ofreciéndose a recargar la batería).Salud¡ y a utilizar la imaginación !.Si vivís en Mallorca y os han desahuciado o no podéis pagar el recibo de la luz,escribidme a mi correo juhejo@ono.com y yo os lo solucionaré si aportáis sólo los materiales necesarios,;el cargador lo pongo yo.¡ Un abrazo !.

  2. ¡¡Es asombroso!!. No conocía tantos detalles de esa bombilla ni que se la pudiera ver en directo… Me encanta lo que dice Juan Hernández Jover sobre ayudar a quienes las pasen putas para pagar la luz y es asombroso lo del tubo de cobre para su frigorífico.

  3. Sería bueno compartir esos conocimientos con el público ya que no nos podemos dar el lujo de seguir calentando el planeta. Además, hay muchas personas que deben elegir entre pagar la electricidad y comer como está pasando en Argentina.

Deja un comentario